Impacto de las pantallas en la vida familiar 

El pasado 23 de enero tuvimos nuestro primer encuentro del año 2020. Nos reunimos en el edificio Pitágoras del PITA. Como es habitual, en primer lugar en la comida networking en la que en mesas de seis, intercambiamos experiencias tanto laborales como personales. Tuvimos como invitada de honor a la Presidenta del IAM, María José Navarro, habitual del Foro MS, quien, con su buen talante y buen humor, nos contó su trayectoria vital. Posteriormente en el salón de conferencias, tuvo lugar la ponencia en la que María Zalbidea nos habló sobre el tema de la educación en el buen uso de las redes sociales. Una de las facetas de su trabajo es el análisis de tendencias por lo que con su ayuda pudimos profundizar en la situación del mundo digital partiendo de las inquietudes y necesidades del mundo real.

Por un lado hablamos del papel fundamental de la mujer en la transformación y orientación de la sociedad hacia una humanización urgente y necesaria y por otro, está en boca de todos que «la tecnología ha venido para quedarse». Pues bien, no es que pida permiso para hacerlo sino que convive en medio de la familia y se ha hecho indispensable en nuestra vida.

Ante esto, la ponente analizó el impacto de las pantallas en la vida familiar, los miedos de los padres ante una situación en la que todavía no se sitúan con soltura y en la que sus hijos les pasan por delante. Miedos ante los peligros de un ciberacoso al menor por parte de desconocidos, miedo al consumo de contenidos inadecuados, miedo a la relación y dependencia de la realidad virtual,… Es importante que los padres conozcamos los movimientos de nuestros hijos, sus preferencias en cuanto a redes sociales y sobretodo que no nos desconectemos por falta de conocimiento, que mostremos siempre una actitud positiva ante la tecnología.

La educación en el buen uso de las redes empieza en la vida real a través de comportamientos y valores que desarrollarán en la vida real y que les servirán como norma de actuación delante de una pantalla. No se trata de ver la edad más adecuada para ser propietario de un móvil, porque ésta dependerá del perfil tecnológico del niño, de su espíritu crítico, de cómo gestione sus emociones, de cómo sean las relaciones con el entorno. Y conociendo estas variables establecer un plan digital familiar que concretará unos comportamientos y normas tanto para los niños como para los adultos.

María Zalbidea nos habló finalmente de siete etiquetas para educar en familia en un entorno digital. Si quieres conocerlas… pincha aquí

X